Recopilación y Conservación del Patrimonio Digital

Gracias al desarrollo de las tecnologías digitales se han ido produciendo numerosos documentos digitales, creados tanto directamente en formato numérico o derivados de la digitalización de documentos tradicionales. Constituyen ya un patrimonio imprescindible para la formación e información en la sociedad. Por ello, la Unión Europea, la UNESCO y la IFLA, entre otras, promueven actuaciones para su identificación, descripción, organización y preservación. Esta última acción es la que nos interesa en este artículo.

La preservación digital puede definirse, según la Unesco, como ” el conjunto de procesos destinados a garantizar la continuidad de los elementos de patrimonio digital durante todo el tiempo que se consideren necesarios.” Su objetivo es mantener la accesibilidad a los objetos digitales, esto es, “la capacidad de tener acceso a su mensaje o propósito esencial y auténtico.

Hoy en día, gran parte de la nueva información se recoge en forma digital. La labor del profesional es seleccionar los documentos digitales más notables para su recopilación. Para ello, se utilizarán los procesos comunes de selección, como por ejemplo como la selección basada en criterios contenidos en las políticas de desarrollo de las
colecciones y el buen conocimiento de los materiales y su contexto. Una vez seleccionados los objetos, la siguiente actuación consistirá en su adquisición. Cabe decir que los procedimientos utilizados para los materiales bibliográficos tradicionales también son aplicables a los electrónicos que constituyen el patrimonio digital.

Una vez se ha llevado a cabo la recopilación, los programas de preservación deben tratar los objetos digitales de diferentes formas:

  • Como objetos materiales, constituidos por “inscripciones”  en el medio que sirve de soporte, como por ejemplo,
    discos o cintas..
  • Como objetos lógicos, es decir, un código comprensible para los ordenadores.
  • Como objetos conceptuales, que tienen un significado para el ser humano,
    contrariamente a los objetos lógicos o materiales que los codifican en un determinado
    momento.
  • Como grupos de elementos esenciales que contienen el mensaje, el propósito o las características por las que se ha decidido preservar el material.

Aunque pueda parecer más fácil que la preservación de los documentos tradicionales, el patrimonio digital presenta algunas dificultades que los profesionales han de tener en cuenta. Algunas de esas trabas son las siguientes:

  • En la mayoría de los casos, hay que evaluar una gran cantidad de material.
  • Los medios utilizados para producir y difundir los materiales digitales son muy numerosos.
  • El tiempo de ejecución suele ser decisivo, puesto que los materiales digitales se eliminan rápidamente por sí solos al volverse inutilizables.
  • Algunos objetos digitales pueden ser difíciles de definir.
  • Puede ser difícil determinar la procedencia de los materiales digitales, lo que representa un obstáculo a la hora de decidir quién es responsable de la preservación y con quién hay que negociar los derechos.

Con todo ésto, podemos llegar a la conclusión de que el nuevo modelo de información representa varias dificultades que habrá que solucionar con el tiempo, ya que tanto la documentación tradicional y la digital son igual de importantes para la sociedad y lo es, por tanto, su preservación.

Sources:

Directrices para la Preservación del Patrimonio Digital. Retrieved 13:09, 15/11/09 http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001300/130071s.pdf

La Recopilación y Preservación del Patrimonio Digital. Retrieved 13:12, 15/11/09 http://bv.gva.es/documentos/Ponencias/Melero.pdf